Terapia Neural - 3

Índice de artículos

 

Debe quedar muy claro que a los Neural terapeutas, no nos interesa anestesiar nada, ni bloquear nada, ese campo es de los especialistas en Anestesia o Anestesiólogos.
Nosotros los Neural terapeutas nos empeñamos en hacer una buena Medicina, nos proponemos realizar una medicina asistencial de excelencia, de alta eficacia y muy baja iatrogenia y efectos adversos.

Ya se dijo que para lograr nuestros propósitos terapéuticos usamos inyecciones con Procaína en muy bajas concentraciones. Esto nos permite introducir sutiles (suaves, débiles y apropiados) estímulos en áreas corporales específicas, áreas con memorias neuro-irritativas con potencialidad patogénica.

Por lo tanto nuestras inyecciones con procaína en concentraciones del 0,3% al 1%, producen estímulos suaves, sutiles, débiles y adecuados, cuando son colocados en el lugar indicado y en el momento oportuno. De este modo con nuestros estímulos procuramos hacer arrancar y generar en el organismo del enfermo/a impulsos neurales re-ordenantes, que tengan la capacidad potencial de facilitar la emergencia de procesos auto-eco-organizativos en el sentido de la curación, la sanación o el alivio.

Resumiendo: en Neural terapia utilizamos anestésicos locales que al ser inyectados en bajas concentraciones, en áreas nerviosas con memorias en estado de irritación patogénica o enfermante, adquieren otras propiedades farmacológicas, que no son justamente las de un dieléctrico bloqueador de impulsos o procesos. Además, quien puede afirmar responsablemente que con anestésicos locales en las concentraciones que nosotros usamos bloqueen o paralicen las funciones del Neurovegetativo, más bien sucede todo lo contrario.

Debe quedar muy claro que a los Neuralterapeutas, no nos interesa anestesiar nada, ni bloquear nada, ese campo es de los especialistas en Anestesia o Anestesiólogos.

Nosotros los Neuralterapéutas nos empeñamos en hacer una buena Medicina, nos proponemos realizar una medicina asistencial de excelencia, de alta eficacia y muy baja iatrogenia y efectos adversos.

Ya se dijo que para lograr nuestros propósitos terapéuticos usamos inyecciones con Procaína en muy bajas concentraciones. Esto nos permite introducir sutiles (suaves, débiles y apropiados) estímulos en áreas corporales específicas, áreas con memorias neuro-irritativas con potencialidad patogénica.

Por lo tanto nuestras inyecciones con procaína en concentraciones del 0,3% al 1%, producen estímulos suaves, sutiles, débiles y adecuados, cuando son colocados en el lugar indicado y en el momento oportuno. De este modo con nuestros estímulos procuramos hacer arrancar y generar en el organismo del enfermo/a impulsos neurales re-ordenantes, que tengan la capacidad potencial de facilitar la emergencia de procesos auto-eco-organizativos en el sentido de la curación, la sanación o el alivio.

Resumiendo: en Neuralterapia utilizamos anestésicos locales que al ser inyectados en bajas concentraciones, en áreas nerviosas con memorias en estado de irritación patogénica o enfermante, adquieren otras propiedades farmacológicas, que no son justamente las de un dielectrico bloqueador de impulsos o procesos. Además, quien puede afirmar responsablemente que con anestésicos locales en las concentraciones que nosotros usamos bloqueen o paralicen las funciones del Neurovegetativo, más bien sucede todo lo contrario.