Terapia Neural - 5

Índice de artículos

Ante la duda ver para creer

Sabemos que puede ser difícil, en especial para algunos colegas médicos, odontólogos o veterinarios, entender como en Neuralterapia con solo medicamento y una jeringa con aguja, podemos tratar enfermos singulares, con cualquier tipo de patologías y obtener excelentes resultados terapéuticos.

Esto resultaría mas fácil de comprender si nos diéramos la posibilidad de pensar que algo similar sucede en otras disciplinas. Por ejemplo: en la Cirugía también siempre se usan los mismos elementos inespecíficos, bisturí-aguja-hilo, para producir hechos terapéuticos, muchas veces heroicos. Otro ejemplo lo podemos encontrar en el fondo de la historia de la medicina, en la legendaria y eficaz Acupuntura, que también usa un mismo elemento inespecífico, las agujas.

Estos impulsos neuromoduladores actuando en zonas neurales en estado de irritación (excitación morbosa o enfermante) brindan al organismo enfermo mayores y mejores posibilidades y probabilidades, para que se hagan evidentes sucesos Eco-Auto-Organizativos en el sentido de la sanación, la curación, el alivio y el bienestar psicoemocional.

La sanación, entendida como cura, se aplica a la rehabilitación espiritual y social del enfermo/a en su discapacidad. La curación está más relacionada con la reconstrucción del cuerpo físico. La discapacidad es una categoría que se construye socialmente, que está influida por la economía y la política, por los prejuicios, por la cultura, etc., por lo tanto la sanación es la superación de las barreras sociales, espirituales y emocionales que permiten reconstruir condiciones para vivir mejor, con mas alegría y felicidad. Se relaciona más bien con restauración y la inclusión de la persona en su ámbito familiar, laboral y en el de su comunidad. Sanar el pasado es la purificación de los contenidos en cada esfera de la conciencia.

El Prof. Ricardo Finochietto repetía con fuerza: "La terapéutica de los síndromes simpáticos es tema apasionante por lo intrincado de la fisiología, los interrogantes de la clínica y el estado de espíritu de los pacientes.”

Y continuaba: "Los bloqueos del simpático han sido ampliamente aplicados por el Prof. Alfonso Albanese, sus colaboradores e imitadores en todas las enfermedades o síndromes donde esta terapéutica es universalmente aceptada, obteniéndose los mismos resultados que en otros ambientes. También se los aplicó y aplican en enfermedades o síndromes donde el éxito suele ser esquivo, y aún en otros, como la ocena, donde solo lo usan los vanguardistas.”

“No es uno de los menores méritos de Albanese haber enseñado, insistido y obtenido la comprensión de que el bloqueo no es una mera anestesia -como lo esgrimen los detractores del método- y que la aplicación debe ser anatómicamente precisa, repetida, y, en el abdomen, casi siempre bilateral.”